Imagino una oficina con escritorios, monitores, teclados y sillas confortables. Imagino que en la instalación hay aire acondicionado, de modo que si fuera hace calor, alguien cogerá el mando y bajará artificialmente la temperatura interna. El objetivo, evitar que el personal sude. ¿Qué le falta a este sitio para que sea la redacción de un periódico? Quizá que los redactores pierdan —perdamos— el pudor a sudar. Sentirnos un poco incómodos. Y el lugar adecuado para liberarnos de ese aburguesamiento es la calle. Fuera, donde está la gente.

jaen

La oficina de LaContracrónica no es la que trazo en el párrafo anterior. Somos más modestos: una mesa horizontal, un puñado de sillas, un par de pizarras y, cómo no, aire acondicionado. Ya trabajamos bajo una consigna: la oficina solo tiene sentido si cuando entramos nos duele alguna parte del cuerpo. Las piernas, por ejemplo.

Crónicas, análisis en profundidad y perfiles

Es la segunda entrada de ‘Portada 0’, y toca contar un secreto a los cientos de lectores que nos siguen en redes sociales y en este blog: hay una sección destinada a aprovechar lo mejor de las narrativas literaria y audiovisual en internet. Se llama ‘La Contra’. Aquí es donde más sentido cobra la máxima de ser testigos directos. Aquí es donde queremos llegar a los rincones —y a la gente— que pasan desapercibidos o que, peor aún, son retratados sin el rigor suficiente. ‘La Contra’ exige tiempo. El que precisa el periodista para hacer su trabajo de campo, detenerse, reflexionar cuál es la idea del reportaje y, por último, definir una estrategia antes de teclear. Luego, entonces sí, está permitido escribir en un salón con climatizador. ‘La Contra’ brinda al lector la posibilidad de leer con pausa una historia en la que las personas no son fuentes, sino personas.

Cada semana renovamos la sección con tres entregas. Una de ellas se publica en fin de semana con el antetítulo ‘Diario de…’. La idea no es nueva, pero sí queremos cargarla de su verdadera naturaleza: estar muy cerca de la persona retratada durante un periodo de tiempo significativo. Sí, podemos tomarnos un café con alguien para intuir cómo es. Pero eso es insuficiente para hacer un ‘Diario de..’. Como mucho sirve para un ‘café con..’. No es lo mismo.

Nos interesa todo, y en especial qué pasa con la educación y con las capas sociales más débiles. Esas son nuestras prioridades a ras de asfalto. Ahí enfocamos a menudo la otra mirada. Estamos atentos también al resto de ámbitos, desde el deporte a la cultura, en Jaén y en las comarcas.

Queremos escuchar, comprender y medir cada palabra. Nosotros, los cuatro periodistas y empresarios de LaContracrónica, decidimos qué merece una narración. Y si alguien se atreve a darnos papel pautado, escribiremos por el otro lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s