Es día 1 de diciembre de 2016, y falta poco para que sean las seis de la madrugada. Me llamo Fran Cano. Soy reportero, y me toca salir a la calle. Apenas hay ruido en Jaén. Tampoco abunda la luz. Lo primero que hago es abrazar a mis compañeros periodistas, Esperanza Calzado y Javier Esturillo. No es un abrazo cualquiera. Estamos a punto de ser ‘padres’. En realidad, ya lo somos en ese momento, pero no del todo. Hay un cuarto progenitor, Miguel Antonio Rodríguez Cárdenas, otro soldado de la prensa digital. Él no está con nosotros; sí está en su puesto.

espe_fran_estu_amanecer_jaen

Nuestro diario digital, Lacontracrónica, estrenó cuentas en Twitter y Facebook la noche anterior. Todo está programado. El primer vídeo saldrá tres horas más tarde. Ocurre que ‘programar’ es un verbo delicado en internet. Las redes son libres, todo pasa tan rápido que el número de seguidores ha crecido mientras queríamos dormir.

No sabemos cuántos seremos cuando llegue el momento de difundir ese vídeo.

No lo sabemos, porque es imposible.

Internet juega a otra velocidad. Así que solo hay una manera de estar en la tierra sin perder de vista la Red: el móvil y yo, yo y el móvil, somos uno. Desde el viaje de ida hasta el de vuelta. ¿Dónde enfocamos la otra mirada que identifica a Lacontracrónica? ¿En la pantalla o a pie de calle? Habrá que repartir la vista, claro.

Buscar cómplices

Nuestro destino debutante como empresa es Marbella. Participamos en el Día de la Persona Emprendedora en Andalucía. La primera alianza en internet es deducible: tuiteamos con nuestros hashtags (#Lacontracrónica y #ConOtraMirada) y con el de la jornada homónima. Así seremos tendencia.

fran_estu_espe_emprenderstand_jaen

El viaje en bus nos retrata otra vez: ejecutamos tareas en las comunidades digitales con los ojos pegados a los móviles. El bus circula; nosotros navegamos. Y funciona: ‘caen’ los seguidores y los ‘me gusta’ como las hojas en otoño. El aluvión de cariño crece, y la presentación promocional acumula visualizaciones.

En la tierra lo que espera es un cielo nublado y un edificio lleno de emprendedores. La ponencia de inauguración sirve para escuchar algunas ideas que interiorizaremos con el paso del tiempo: “Toda sociedad necesita emprendedores”, dice Gaspar Llanes, secretario general de Economía. “Hace falta salir de la zona de confort”, afirma Marta González, de Sigma Blotech.”Hay que ir por el carril diferente”, asegura el productor musical Carlos Jean.

No es en un carril, sino en un pasillo donde Esperanza Calzado caza al primer cómplice famoso del día, Jean. Mi compañera lo graba con la fugacidad que exige la escena. Esa fugacidad se muda a la red gracias a la edición casi instantánea de Miguel Antonio Rodríguez, a cientos de kilómetros. Recuerden, nuestro soldado. El resto es publicar, compartir.

fullsizerender-2

“No hay que quedarse parado. Alguien con pasión piensa en sí y en los demás”, apunta César Bona, maestro de escuela. Bona predica con el ejemplo: tras su conferencia se convierte, por voluntad, en la segunda víctima de Esperanza. Otro vídeo. Otro cómplice. Y otros cientos de seguidores y visitas.

Horas después, ya en el camino de vuelta, los compañeros emprendedores del Centro de Apoyo al Emprendimiento de Jaén saludan a Lacontracrónica. Cuando escribo este texto, el vídeo tiene más de 500 reproducciones (ahora, más de dos mil visitas) y roza el millar de personas alcanzadas (ya  van siete mil).

fran_estu_espe_mostrador_jaen

Calibrar la pasión

Un treintañero imparte un taller de fracasos en un escenario ubicado en la zona de exposiciones, en Marbella. Explica, micrófono en mano, cómo su sueño de ser guionista de cine viró debido a su ingenuidad e inexperiencia. Lo escuchamos un grupo reducido de personas. Estamos sentados en palés.

img_3326

El error del guionista, dice, fue creer que bastaba con ser talentoso. Así fracasó como guionista y, después, como coach. Hasta que a los treinta años encontró su vocación, hacer relatos de marcas. Ahora gana dinero, da trabajo y es feliz con lo que hace.

La empatía está ahí, en esa historia. En el almuerzo, a las afueras de Marbella, Javier, Esperanza y yo hablamos de las ventajas e inconvenientes que conlleva ser periodista y empresario. Conversamos también con Francis J. Cano, fotógrafo contrastado y emprendedor desde hace un año. ¿Qué será de nuestro oficio? ¿Hacia dónde camina Lacontracrónica?

La estupenda acogida en redes sociales —segunda tendencia en Jaén durante horas; más de 500 seguidores en Facebook, y 200 en Twitter en apenas un día— nos convierte en caminantes. “Ya no hay vuelta atrás”, coincidimos. Y esa realidad nerviosa hace que nos aferremos a los versos del poeta chileno: vamos allá donde nada espera y hallamos todo lo que está esperando.

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s